En Puerto Chanduy pescadores artesanales le apuestan al cultivo de Ostras del Pacífico

Cultivo de Ostras
Cultivo de Ostras

Pedro Marcillo (55 años) trabaja más de 20 años en la pesca y comercialización de mariscos en el Puerto Pesquero Chanduy, de la provincia de Santa Elena. Su faena a las primeras horas del día y concluye al terminar la tarde.

Marcillo trabaja los siete días de la semana, pues señala que un día de descanso le representa un descuadre significativo en su presupuesto. Su aspiración es tener otra fuente de ingreso que le permita solventar sus necesidades y las de su familia.

Esa idea es compartida con Ángel Torres, también pescador artesanal, quien sostiene que cada vez hay menos captura. Ambos forman parte de la Cooperativa Nuevos Horizontes y desde inicio de abril son beneficiarios -junto a 48 pescadores- del Proyecto de Cultivo de Ostras del Pacífico, impulsado por el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), a través de la Subsecretaría de Acuacultura.

El cultivo de ostras del Pacífico es uno de las actividades que se desarrolla en varios países del mundo como una alternativa de preservar los recursos acuáticos y generar empleos para impulsar la economía.

Mediante un convenio de coejecución entre la cooperativa y la Subsecretaría, además de recibir las semillas, linternas y asesoramiento en técnicas y administración del cultivo de ostras, a todos los socios se los capacitó en el armado de línea madre e instalación del sistema de fondeo (bloques de cemento).

Este es el primer paso para iniciar con la siembra de ostras manifestó Francisco Morán, técnico de la subsecretaría de Acuacultura y encargado del Proyecto de Cultivo de Ostras del Pacífico con las comunidades.

“Una vez realizado el sistema de fondeo o anclaje, el que debe tener unos 400 o 500 kilos de peso muerto en ambos extremos de la línea, se lo sumerge en el sitio del cultivo, con flotadores que permiten ver su ubicación  desde la superficie”, dijo el técnico.

En las próximas semanas se tiene previsto realizar la primera siembra, que arrancará con 40 mil semillas por línea.

“Esta es la primera siembra que como cooperativa vamos a realizar. No tenemos experiencia, pero estamos muy contentos porque contamos con el apoyo necesario de los técnicos de la Subsecretaría de Acuacultura, para hacer de este proyecto un negocio próspero que permitirá fomentar la producción de esta especie marina”, manifestó Ángel Torres, presidente de la Cooperativa Nuevos Horizontes.

A diferencia de otros países, donde se espera de 14 a 16 meses para que la ostra se desarrolle, la temperatura promedio en Ecuador (24°C) y las favorables condiciones oceanográficas permiten que las ostras lleguen a su etapa adulta a los 8 meses y así realizar la cosecha.